Sort results by
Sort results by

Desechos sólidos: Qué son, tipos y cómo gestionarlos

Actualmente, los desechos sólidos que generamos los humanos a un ritmo acelerado producen estragos en el planeta, contaminan al medio ambiente y generan nuevas enfermedades tanto a humanos como a animales y plantas. 

Sin embargo, en este post aprenderemos todo sobre los desechos sólidos, clasificación, tipos y gestión mediante técnicas como el reciclaje.  

Desechos Solidos

 

¿Qué son los desechos sólidos? 

Los desechos sólidos son los residuos generados por los humanos día a día, los cuales se caracterizan por presentarse en estado sólido no biodegradable, atributo que los diferencia de los desechos líquidos y gaseosos. Son considerados basura porque terminan siendo tirados en vertederos al creerse que han cumplido con su ciclo de uso.  

También, están clasificados entre los desechos que más afectan al medio ambiente. 

¿En qué se diferencian los desechos líquidos de los sólidos? 

Los desechos líquidos también son llamados aguas residuales y se definen como la mezcla de agua y residuos originados de la actividad doméstica, industrial, agropecuaria, minera o comercial. Algunos ejemplos incluyen el agua que usamos para limpiar la casa, líquidos usados para limpiar en empresas y detergentes residuales. A su vez, según su naturaleza, se clasifican en: 

  1. Desechos líquidos peligrosos: son todos los que representan un riesgo para la salud y el medio ambiente. 

  2. Desechos líquidos no peligrosos: son los que no amenazan nuestra salud ni el medio ambiente. 

¿En qué se diferencian los desechos gaseosos de los sólidos? 

Se definen como emisiones gaseosas dirigidas a la atmósfera, producto de la agroindustria, a través de transformaciones químicas o bioquímicas. Su naturaleza es variada, entre ellas sobresalen por su toxicidad, los anhídridos sulfurosos y sulfúricos y los óxidos de nitrógeno porque, en presencia del agua atmosférica, se transforman en los ácidos sulfúricos y nítricos. 

Ahora que conocemos las diferencias entre los tres tipos, veamos la clasificación de los desechos sólidos. 

Clasificación de desechos sólidos 

En función de sus atributos, utilidad y origen, los desechos sólidos se clasifican en: 

  • Desechos sólidos urbanos (RSU) 

Estos son generados en nuestras casas como resultado de la eliminación de los materiales usados en actividades domésticas, por ejemplo, los productos que consumimos y sus envases o empaques, incluso los que provienen de cualquier otra actividad desarrollada dentro de establecimientos o en vías públicas, con características domiciliarias. 

  • Desechos de manejo especial (RME) 

Surgen por procesos productivos que no reúnen las características para ser considerados desechos sólidos urbanos o peligrosos, o bien son producto de grandes generadores de desechos sólidos urbanos y pueden ser de características tóxicas, explosivas, corrosivas o radiactivas, como algunos desechos industriales y hospitalarios. 

  • Desechos peligrosos (RP) 

Provienen de las sustancias químicas que existen en la actualidad en muchos productos que utilizamos, pero se convierten en un peligro para los humanos y el medio ambiente al culminar su vida útil.  

 

Otra manera de clasificar los desechos sólidos es por su composición. Estos pueden ser:  

  • Desechos orgánicos  

Son aquellos compuestos por desechos de origen biológico (por ejemplo, frutas y verduras podridas), son biodegradables, se descomponen rápido, por lo que pueden servir de abono, por ejemplo. 

  • Desechos inorgánicos 

Son de origen industrial o artificial y demoran cientos de años en desintegrarse. 

  • Desechos peligrosos (inorgánicos no reciclables) 

Corresponde a sustancias químicas corrosivas, ácidos o basura radioactiva creadas por producción industrial y deben ser tratadas con cuidado porque pueden amenazar tanto la salud pública como el medioambiente. 

Clasificacion de desechos solidos

 

Tipos de desechos sólidos 

 

  • Desechos sólidos urbanos  

Están constituidos por todos aquellos desechos sólidos domésticos descritos anteriormente. 

  • Desechos industriales   

  1. Inertes: son escombros y materiales parecidos, son desechos sólidos no peligrosos para el planeta. Sin embargo, los que provienen de la minería sí pueden ser tóxicos. 

  2. Similares a residuos sólidos urbanos: compuestos por los restos o sobras de comida en comedores, los desechos de oficina, etc. 

  • Desechos peligrosos  

De acuerdo con su composición química, son aquellos que requieren tratamiento especial. 

  • Desechos agrarios 

Surgen de la agricultura, la ganadería, la pesca, las explotaciones forestales o la industria alimenticia

  • Desechos médicos y de laboratorios 

Nacen del trabajo clínico, médico o material de investigación científica y hospitalaria. 

  • Desechos radiactivos 

Son materiales que emanan radiactividad o compuestos de metales pesados. 

Ahora veamos cuál es el modo apropiado para el tratamiento y gestión de desechos sólidos basándonos en algunas ideas expuestas por del Banco Mundial.  

Es necesario plantearse nuevas acciones para reducir su producción, impacto ambiental y económico porque, aunque no lo creas, hasta la economía se ve afectada por una mala gestión o falta de inversión en cuanto al tratamiento y reciclaje de los desechos sólidos. 

Recoleccion de desechos solidos

 

Tratamiento y gestión de desechos sólidos 

Es interesante que hoy día, muchos aún pensamos que el tratamiento de desechos sólidos es cosa solo de los gobernantes o industrias, pero la realidad es que, es un asunto que nos compete a todos, ya que somos los encargados de generar basura a diario. Por consiguiente, tanto los gobiernos como las empresas y público en general debemos tomar conciencia al respecto y actuar de forma eficaz.  

Ahora bien, el manejo y tratamiento de desechos inicia con la recolección de los mismos, luego se transportan hasta las instalaciones destinadas para su manejo y finalmente, su tratamiento intermedio o definitivo. A su vez, este tratamiento de desechos puede ser para su aprovechamiento o para su eliminación final. En todo caso, contribuye con el medio ambiente. 

Por el contrario, si no gestionamos de manera correcta la basura todos nos veremos afectados (flora, fauna y seres humanos), aunque los países más pobres siempre serán los que más sufran. Entonces, ¿Cuál es la solución?, ¿Qué debemos hacer para minimizar los desechos y tratarlos adecuadamente?  

Gestionar desechos sólidos no es fácil porque quemarlos o verterlos en algún sitio solo genera más contaminación y problemas de salud.  

Por otra parte, una gestión inadecuada de desechos sólidos puede contaminar a los océanos del mundo, tapar los drenajes y causar inundaciones, transmitir enfermedades como afecciones respiratorias. De igual modo, afecta a la vida animal que suele comer basura. Incluso hay un impacto económico porque si hay basura los ingresos por el turismo disminuyen. 

 

Tratamiento de los desechos solidos

 

¿Cómo podemos disminuir la cantidad de desechos sólidos? 

El reciclaje de desechos sólidos es una vía para la disminución de desechos a nivel global. Este proceso consiste en utilizar de nuevo materiales que considerados inservibles, pero que aún son aptos para crear otros productos o re-fabricar los mismos.  

Algunos ejemplos incluyen el reciclaje de metal, vidrio, plástico y papel. Las pilas y baterías también se reciclan por su alto nivel de contaminación (tienen mercurio, cinc), el níquel y el cadmio componen computadores y teléfonos móviles. También podemos reciclar cartuchos de tinta o tóner de las impresoras, además de equipos informáticos. 

De igual modo, el compostaje es el método que tiene la naturaleza de reciclar sus propios residuos. Se trata de la descomposición supervisada de elementos orgánicos por la acción de varios microorganismos e invertebrados. Más del 50% de los desechos domésticos pueden reciclarse con esta técnica. 

Si aún te preguntas por qué debemos reciclar, otras razones para hacerlo incluyen ahorrar recursos, disminuir la contaminación, alargar la vida de los materiales, ahorrar energía y evitar la deforestación. Asimismo, los impuestos por recoger basura serían menores. 

Acciones de las empresas para reducir los desechos sólidos 

Muchas fábricas generan elementos contaminantes como vapores, polvos y humos. Las que tienen más capacidad para contaminar son las plantas de cementos, empresas del hierro y acero, las fábricas de cal y yeso, las refinerías petroleras, industrias petroquímicas y las diseñadas para producir abonos y biocidas. 

Igualmente, los vehículos automotores representan una de las principales fuentes de contaminación. En conjunto, los desechos que producen son los más abundantes y tóxicos en la actualidad, provocan los gases de efecto invernadero que conllevan al calentamiento global cambio climático. 

¿Cuál es la solución? 

Gestionar los desechos de forma adecuada nos conduce a una economía sustentable, pero no es algo fácil de lograr, porque es tarea de todos e implica cuestiones como crear conciencia en la sociedad y que los gobiernos del mundo ejecuten medidas eficaces para el tratamiento de los desechos.  

El problema es que eso requiere una inversión que no todos están dispuestos a pagar. No obstante, invertir en una gestión sostenible de los desechos sólidos desde el punto de vista económico sí vale la pena porque resulta que, a la larga, es más barato implementar sistemas para tratarlos que invertir en tratamientos médicos y ecológicos.  

Además, el medio ambiente se vería restaurado significativamente porque las emisiones de dióxido de carbono disminuirían en un alto porcentaje.  

Por su parte, una buena gestión de desechos sólidos beneficiaría a las comunidades que serían más adaptables y resistentes a condiciones adversas, como las inundaciones y daños a infraestructuras que hacen desplazar a las poblaciones. 

 

Reciclaje de desechos solidos

 

Tips para disminuir los desechos sólidos desde casa 

  1. Comencemos por recolectar y reciclar, con esto se puede generar incluso fuentes de empleo (recuerda que debemos separar el plástico, papel, cartón, vidrio, materia orgánica y lo demás para ponerlo en el recipiente correcto). 

  1. Hagamos composta en nuestros hogares con los desechos no peligrosos. 

  2. Reduzcamos la producción y consumo de plástico y basura marina, evitemos usar bolsas plásticas, por ejemplo. 

  3. No desperdiciar comida, recordemos que muchos no la tienen y estaríamos desperdiciando agua, energía y todo lo que implica elaborarla. 

Recordemos que para salvar al planeta debemos ser creativos y conscientes de las acciones que realizamos todos los días. ¡Manos a la obra!