Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Reading Time: Minute(S)

La nutrición y la alimentación de una familia van de la mano. Si usted está listo para reunir a su familia alrededor de una buena nutrición, no hay mejor momento que el “ahora” para comenzar.

El tomar decisiones consistentes con relación a una buena alimentación encaminan a su familia en la buena salud. Además de ayudarle a mantenerse saludable, una dieta nutritiva puede apoyar el crecimiento, fortalecer los sistemas inmunológicos y aumentar los niveles de energía. Una buena dieta incluso mejora su estado de ánimo y desempeño en la escuela o el trabajo.

Haga de la buena nutrición un asunto familiar: Juntos, acuerden cambios saludables. Estos consejos motivarán a cada miembro de la familia a tomar un nuevo camino hacia una buena nutrición.

1. Empiece desde la comida para bebes y niños pequeños

Ayude a su bebé a experimentar diferentes sabores

Para ayudar a establecer una vida de bienestar, comience con buenos hábitos alimenticios durante el embarazo - y luego continué con elecciones nutritivas para su bebe. La leche materna es el alimento ideal para los bebés. Expertos como la Organización Mundial de la Salud, recomiendan la lactancia materna durante los primeros seis meses de su bebé, seguido por la lactancia materna continua durante el mayor tiempo posible después de la introducción de los primeros alimentos.

Alrededor de los 6 meses de edad, los bebés suelen estar listos para probar alimentos sólidos. Su pediatra puede ayudar a determinar cuándo su bebé está listo. La alimentación de cereales infantiles fortificados con hierro es una excelente manera de ayudar a satisfacer las necesidades de hierro de su bebé. Adicione frutas y verduras, una a la vez, con unos cuantos días entre cada alimento.

Asegúrese de que los alimentos tengan el tamaño y la textura adecuada para que se adapten al desarrollo de su bebé, empezando por purees y pasando a pequeños trozos suaves mientas su bebe aprende a masticar. Ofrecer una amplia variedad de alimentos nutritivos y apropiados de acuerdo a la edad, le ayudará a su bebé a experimentar diferentes sabores y gustos.

2. Traiga los niños a la cocina

Si usted es un padre, estás siendo observado. Así que asegúrese de que su hijo lo vea comer más frutas, verduras y granos integrales - y menos azúcares, grasas o alimentos salados. Explíquele por qué la leche o el agua es una mejor opción que las bebidas azucaradas.

Planee comer juntos. El compartir la hora de la comida es una excelente oportunidad para re-conectarse con su familia, e involucrar a sus hijos en exploraciones positivas y divertidas sobre la vida saludable.

Los niños tienden a comer más alimentos saludables cuando ellos ayudan con la preparación

Invite a sus hijos a comprar los víveres, planee comidas y cocine. Aprenderán habilidades importantes para toda la vida. Un estudio incluso encontró que los niños que ayudan a preparar los alimentos comen más vegetales que aquellos que no participan en la preparación de estos.

¿No puede lograr que los niños prueben nuevos alimentos? No se rinda. Estudios muestran que los niños pequeños necesitan probar un vegetal nuevo hasta 10 veces antes de aprender a disfrutarlo.

3. Almacene para los adolescentes

Una buena nutrición es crucial durante la adolescencia, pero puede ser un reto. Los adolescentes están desarrollando sus propias preferencias alimentarias. Están en crecimiento - y sobre la marcha.

Haga de la alimentación saludable algo fácil para ellos. Almacene alimentos atractivos y sencillos - desde frutas y verduras cortadas hasta batidos, wraps integrales, sopas y sanduches. Para obtener una bebida satisfactoria y que aprueben los adolescentes, opte por leche achocolatada, la cual ofrece nueve nutrientes esenciales, incluyendo la vitamina D, calcio y potasio.

Mientras que sus necesidades nutricionales están aumentando, los adolescentes también se encuentran enfrentando retos emocionales, - lo que puede llevarlos a comer en exceso, olvidar comidas o entrar en dietas. Preste atención a patrones alimenticios no saludables y sea sensible a las preocupaciones relacionadas con la imagen corporal. Continúe ofreciendo comidas familiares relajadas y positivas.

4. Madure sin ganar peso

A mediana edad, nuestro metabolismo comienza a disminuir. Necesitamos menos calorías, pero es difícil romper los viejos hábitos. Aquí es donde alimentarnos a conciencia puede ayudar.

Prepara la mesa, apaga tus dispositivos y saborea cada bocado

Organice la mesa para comer, apaguen sus celulares y saboreen cada bocado. Usted se sentirá más satisfecho después de las comidas y menos tentado a merendar. Modere su consumo de alcohol, y no olvide su botella de agua.

Si sus porciones se han expandido misteriosamente a través de los años, es el momento de buscar algunos tips sobre como racionar sus alimentos.

5. Cuando sea mayor, tome elecciones alimenticias mucho más sabiamente

La reducción de las necesidades energéticas es importante, pero la buena nutrición es esencial para los adultos mayores. Nunca es demasiado tarde para hacer cambios positivos.

Si usted o un familiar mayor no pueden ir de compras con frecuencia para comprar productos frescos, ordenen sus víveres en línea. O compren frutas y vegetales congelados y enlatados, los cuales puede ser tan saludables como los productos frescos. Lea las etiquetas para evitar azúcar o sodio adicional, y recuerde tomar mucha agua.

Si la pérdida de peso se vuelve un problema, considere un suplemento líquido o una bebida para reemplazar una comida. Los suplementos del día de hoy son una forma sabrosa de llenar vacíos de nutrientes, calorías y proteínas.

Así que adelante y pulse el botón de reinicio. Decida reemplazar sus viejos hábitos alimenticios por unos saludables desde ahora; y háganlo juntos.