Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Reading Time:
2
Minute(S)

Hacer cosas puede ser un asunto complicado. Sea, preparar una cena rápida para una sola persona o invertir meses en remodelar tu casa; lo más seguro es que se generarán residuos en ambos procesos.

Ahora escalemos un poco el problema, y analícemelo desde el punto de vista de alimentos para mascotas. Imagina hacer suficiente alimento para gatos y perros, así como la arena necesaria para millones de mascotas cada año.

Entonces intenta hacerlo sin generar residuos que terminan en el relleno sanitario. Es entonces, cuando comenzamos a entender la magnitud de lograr cero desperdicios en una fábrica de Purina.

Trabajando en los desperdicios

Claro, sólo porque algo sea difícil no significa que no puede hacerse. De hecho, la compañía alimenticia más grande del mundo, Nestlé, se ha comprometido a no enviar residuos a los vertederos en el 2020.

James Julian es uno de un equipo de personas que buscan nuevas formas de reciclar materiales

Siete de las 20 fábricas de Purina en América del Norte ya han alcanzado el objetivo. El material desechado de estos sitios es cuidadosamente enviados a lugares que se especializan en recuperar el valor ecológico y económico.

Eso significa reutilizar, reciclar o incinerar los residuos para generar energía. Cualquiera que sea el mejor uso dado a cada material para evitar su llegada al relleno sanitario.

Sostenibilidad

La reducción de los residuos es una parte importante del plan de Purina para minimizar su impacto en el medio ambiente.

La compañía también está trabajando para usar más energía renovable y conservar el agua. El uso de agua en las fábricas de Nestlé Purina en América del Norte a disminuido un 28% desde el 2007.

"Estamos comprometidos con la mejora continua hacia la sostenibilidad en cada paso de nuestra cadena de valor y con hacer un mundo mejor para las mascotas y la gente que las ama", dice John Bear, Vicepresidente de Fabricación, Nestlé Purina de América del Norte.

Tres pasos hacia el éxito

Purina trabaja en tres modos clave para detener los residuos enviados al vertedero.

Primero, la compañía trabaja con sus empleados para motivarlos a involucrarse en el proceso. Segundo, observa sus procesos para hallar modos de minimizar la generación de residuos a través del sistema. Tercero, trabaja con compañías que pueden crear abono, reciclar, reutilizar, o recuperar energía a partir de los desperdicios producidos.

Desde el 2014, la compañía ha reducido los residuos hacia los vertederos en América del Norte en aproximadamente un 34%.

Los residuos en los rellenos sanitarios han disminuido en un 1/3 en los últimos tres años.

Usando el mismo enfoque de los tres pasos, la compañía matriz, Nestlé EEUU, ya ha eliminado los residuos por desechar de cada una de sus 23 fábricas alimenticias. Ninguna de las instalaciones que fabrican desde dulces, lácteos, comidas congeladas, helados y bebidas envía residuos a los rellenos sanitarios.

Todas las instalaciones de Purina están en camino de alcanzar el mismo objetivo, avalando la solidez del compromiso continuo de Nestlé para desarrollar prácticas comerciales sostenibles en todas sus operaciones.