Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Reading Time:
3
Minute(S)
La raíz de yuca es una súper planta a nivel mundial. Es uno de los cultivos más resistentes a la sequía mundial y es el alimento básico para quinientos millones de personas.

La raíz de yuca es una súper planta a nivel mundial. Es uno de los cultivos más resistentes a la sequía mundial y es el alimento básico para quinientos millones de personas.

Ahora, la yuca tiene una nueva misión: empoderar a las mujeres y erradicar el trabajo infantil en las comunidades productoras de cacao en África Occidental.

Mucho que esperar de un arbusto.

De regreso a las aulas de clase

Para entender por qué la yuca es un elemento tan importante, primero, debemos comprender la importancia de la escuela al abordar el problema del trabajo infantil. Los niños que permanecen en las aulas de clases tienen una menor probabilidad de realizar trabajos peligrosos y difíciles en las granjas de cacao de sus familias.

Idealmente la educación está disponible para todos. Cuando se trata de trabajo infantil, La Unicef dice "La enseñanza primaria universal puede ser el instrumento más eficaz para hacer frente a este desafío".

Llevar a los niños al salón de clases es una de las formas más efectivas de abordar el problema del trabajo infantil.
Uno de los Objetivos del Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas es que todos los niños y niñas completen la enseñanza primaria y secundaria totalmente gratis para el año 2030. En los lugares donde todavía no se ha logrado este objetivo, la clave es logar que el acceso a la educación sea lo más asequible posible.

 

En Costa de Marfil, por ejemplo, el comprador clave de cacao Nestlé trabaja con el gobierno y los proveedores para ampliar el acceso a la educación. En asociación con la Fundación Mundial del Cacao, la compañía ha construido y reformado más de 40 escuelas en el país.

Pero muchos niños todavía no están recibiendo educación.

El poder del cambio

La producción de cacao en Costa de Marfil es tradicionalmente un mundo de hombres y la contribución de las mujeres, a menudo, no se reconoce. Los hombres se registran como miembros de las cooperativas de productores y cobran el pago de la cosecha. La participación de la mujer depende de su relación con el hombre.

Varios estudios demuestran que cuando las mujeres tienen más control sobre el presupuesto de los hogares, los patrones de gasto familiar cambian beneficiando a los niños. Invierten más en alimentos y educación, y menos en alcohol y cigarrillos.

De hecho, el Banco Mundial estima que las mejoras en salud y nutrición en niños y niñas como resultado de un aumento de 10 francos en los ingreso de mujeres, requeriría un incremento de 110 francos en los ingresos de los hombres.

Cuando las mujeres generan más ingresos, hay más posibilidades de que el dinero se gaste en la familia, incluido el pago de sus hijos para que vayan a la escuela. Por lo tanto, si podemos ayudar a las mujeres a generar más ingresos, hay más probabilidades que que estos se gasten en la familia, incluyendo el pago para que los niños asistan a la escuela.

Es por esto que Nestlé ha formado una alianza especial.

La compañía ha unido fuerzas con la Iniciativa Internacional del Cacao (ICI) para ayudar a las mujeres a ganar los suficiente para pagar la educación de dos niños. EL ICI es una asociación entre sindicatos, organizaciones locales y la industria del chocolate la cual tiene como objeto mejorar las vidas de los niños y ayudar a eliminar el trabajo infantil en las comunidades donde se cultiva el cacao.

Generando ingresos

Lo que nos trae de regreso a la humilde yuca. En África Occidental, es una planta tradicionalmente cultivada por mujeres. Ayuda a las mujeres a desarrollar pequeños negocios a medida que la yuca encaja con las prácticas culturales del área.

Además de cultivar yuca como alimento para la familia, parte de la cosecha se puede vender, generandole a las mujeres un ingreso directo. Esto fortalece su situación económica tanto dentro de sus hogares como en sus comunidades.

Ayudar a las mujeres a desarrollar pequeñas empresas como cultivadoras de mandioca refuerza su condición económica en el hogar.
Pero no es sencillo. Hay problemas en torno a las mujeres que obtienen el control de la tierra que necesitan. Las comunidades a menudo necesitan ayuda para entender todo lo que las mujeres hacen para producir el cultivo de cacao. De esta forma es más probable que se apruebe el cultivo de yuca. La creación de proyectos puede tomar muchos meses y requiere mucho dialogo.

 

Los esfuerzos valen la pena, de acuerdo a Nick Weatherill, Director Ejecutivo de ICI. "Con los proyectos que tenemos proyectos en marcha, los resultados iniciales han sido alentadores. Las mujeres que hemos ayudado están ganando más dinero de lo que necesitan para enviar a dos de sus hijos a la escuela."

Redistribución del poder

EL ayudar a las mujeres a generar su propio ingreso, no cambia sus vidas completamente, ni la vida de sus comunidades. Pero las normas culturales que han, en el pasado, restringido el rol de las mujeres en la industria del cacao pueden ser cuestionadas.

Nestlé está promoviendo el cambio directamente.

"Pequeños cambios como estos pueden generar una gran diferencia en nuestros esfuerzos para abordar el problema del trabajo infantil," dice el director del Negocio Global de Chocolates y Confitería, Sandra Martínez. "El empoderamiento de mujeres en sus comunidades y en sus familias es vital."

"Pequeños cambios como éste pueden hacer una gran diferencia en nuestros esfuerzos para combatir el trabajo infantil." Directora Global de Nestlé para el Negocio de Chocolate y Confitería, Sandra Martínez

En 2014, sólo uno de los viveros de cacao establecidos bajo el Plan de Chocolate de Nestlé fue liderado por una mujer. Un año después, ocho viveros tienen mujeres lideres y vendrán muchas más.

Paso a paso, estos cambios difunden el poder económico dentro de las comunidades quienes a cambio obtienen más y más niños en la escuela.

La yuca puede parecer un héroe improbable en la batalla contra el trabajo infantil. Pero al empoderar a las mujeres, también se empodera a los niños y a las comunidades. Esto los beneficia a todos.