Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Reading Time:
2
Minute(S)
"Se parece un poco a tener una mascota. Debes amarla y cuidarla, y a cambio tu mascota te prestará atención".

Los ojos de Andrew Griffiths no se quedan perplejos, pero existe una amplia sonrisa en su rostro mientras habla sobre la nueva adición a la fábrica de Nestlé en Fawdon.

La "mascota" a la cual se refiere no es un gato de oficina o una cabra traída para mantener la grama baja. Andrew, director de Sostenibilidad Ambiental de Nestlé Reino Unido, habla sobre una planta de digestión anaeróbica, la cual procesa cientos de miles de litros de residuos líquidos cada día y los convierte en energía verde.

Sopa de chocolate

La fábrica en el noreste de Inglaterra elabora algunos de los productos de confitería más conocidos del Reino Unido, Rolos y Fruit Pastilles (Pastillas de Fruta). La producción de estos dulces inevitablemente genera residuos. Al buscar formas en que esos residuos puedan ser usados en vez de desechados, los gerentes utilizaron una antigua técnica de hace siglos llamada conversión anaeróbica.

 

La planta primero se enfoca en procesar los residuos líquidos del sitio. Además, los chocolates y dulces rechazados que no son aptos para el consumo, y otros residuos incluyendo almidón y azúcar son descompuestos en piezas pequeñas. Entonces, la mezcla es disuelta en un residuo líquido desde los procesos de limpieza del sitio hasta crear una "sopa de chocolate" (la cual definitivamente no es tan sabrosa como suena).

Luego, esta "sopa" es introducida en un tanque hermético. Adentro, ocurre la digestión anaeróbica: el proceso natural de las bacterias descomponiendo material biodegradable. Y por esta razón Andrew Griffiths considera la planta como un ser similar a una mascota. Es un ser vivo con sus gustos y desagrados.

"Puede resultar molesto si su dieta cambia muy rápido. Evoluciona y se desarrolla con el transcurso del tiempo".

La industria de la agricultura ha usado la técnica durante siglos, pero lo que hace inusual el sistema en Fawdon es su habilidad de procesar este residuo líquido más /historias/rápido.

Del residuo al calor

La digestión anaeróbica produce biogás, un combustible renovable que contiene metano. El biogás producido en Fawdon puede proveer suficiente energía para cubrir entre el 5% y el 8% de las necesidades energéticas del sitio.

Nos ha dado una gran oportunidad de reducir nuestros residuos, reduciendo dramáticamente nuestro impacto ambiental

Andrew Griffiths, Director de Sostenibilidad Ambiental de Nestlé para el Reino Unido

Así como produce energía, el digestor ayudar a limpiar el residuo de agua eliminado de la fábrica.

"Nos brinda una gran oportunidad de reducir nuestros residuos, disminuyendo enormemente nuestro impacto sobre el medio ambiente", dice Andrew Griffiths.

Aunque basándose en un principio sencillo, el sistema de biogás requirió tiempo y dinero para que funcionara bien. El sitio piloteo el proyecto durante tres meses, usando una versión más pequeña del digestor anaeróbico.

Fijado a un costo de 4.7 millones de francos, el sistema en Fawdon no resultó barato, pero el ahorro en costes significa que el sistema es económicamente viable.

Cero residuos

El proyecto Fawdon es sólo uno de muchos en los cuales Nestlé está invirtiendo.

Recientemente, la compañía proporcionó digestores anaeróbicos de pequeña escala a ganaderos en Panamá, los cuales convierten los residuos de los animales en biogás para cocinar y fertilizador líquido. Los ganaderos ya no dependen de la madera como combustible, reduciendo la deforestación en áreas cercanas.

Objetivo de Nestlé:
cero residuos en sus sitios para el año 2020

Nestlé ha implementado proyectos similares con granjeros en lugares como China, México y Pakistán.

Estos son sólo algunos ejemplos de cómo la compañía está trabajando para alcanzar su objetivo de cero residuos en sus instalaciones en el 2020.

Conducta humana

Para Andrew Griffiths, uno de los beneficios inesperados del proyecto cero residuos es el efecto que ha tenido sobre la mano de obra. Al ver residuos convertidos en energía en el sitio, ha logrado que cada uno se concentre en hacer otras actividades en sus propias áreas para hacer la diferencia.

 

"Ha sido un catalizador para ayudar a todos en la planta a entender más sobre disminuir nuestro impacto ambiental".

Las bacterias pueden ser pequeñas, pero pueden hacer una gran diferencia cuando se trata de reducir el consumo de energía, eliminar residuos e incluso cambiar la conducta humana.