Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Reading Time:
3
Minute(S)
Si usted toma algunas de las más de dos mil millones de tazas de café que se consumen en el mundo cada día, quizá también se pregunte de dónde proviene ese café. ¿Cómo les va a los caficultores que lo producen? ¿Qué impacto tiene todo esto en el mundo?

Hay mucho que podemos hacer como individuos para reducir el impacto de nuestro café en el medio ambiente. Comprar tazas re-utilizables, reciclar empaques y hervir solamente la cantidad de agua necesaria, contribuyen con esta causa en su pequeña medida.

Pero, ¿qué hay de las empresas que procesan su café? Como la compañía de café más grande del mundo, Nestlé compra más granos de café que cualquier otra compañía. Esto significa que Nestlé puede hacer una gran diferencia y tiene una gran oportunidad para ejercer una influencia positiva.

A continuación, le mostramos 5 maneras en las cuales su café de la mañana es una fuerza activa para hacer el bien.

1. Trabajos

La producción de café emplea millones de personas alrededor del mundo. El cultivo de café cubre medios de subsistencia, paga gastos escolares y alimenta a familias en muchas de las áreas más necesitadas.

Sin embargo, no podemos dar por sentado el futuro de la industria del café. El cambio climático, enfermedades en las plantaciones, técnicas de cultivo ineficientes y migraciones masivas de regiones agrícolas a ciudades amenazan el futuro del café.

 

Asegurar puestos de trabajo en el futuro no se trata solamente de ayudar a los agricultores a cultivar más café en el corto plazo. Se trata de hacer del cultivo del café un trabajo que haga sentir orgullo a las personas: una labor que sus hijos quieran continuar.

2. Igualdad de derechos

El cultivo del café es visto solamente como un trabajo de hombres en muchas partes del mundo, pero no tiene que ser así. En Kenia, por ejemplo, hay mujeres caficultoras, pero no siempre se les brinda la oportunidad de ser líderes dentro de la industria.

Es por esto que se creó el programa de capacitación de género y juventud de Nestlé.

Este proyecto capacita a las mujeres de las cooperativas caficultoras para convertirlas en 'agricultoras promotoras'. Se les enseña todo desde la producción de café hasta temas de liderazgo y salud. Luego, comparten este conocimiento y habilidades con sus comunidades para educar a sus semejantes.

 

Los resultados han mostrado un número significativo de mujeres que se acercan para formar parte del cultivo del café. En los primeros tres años, este programa generó un incremento de mujeres promotoras del café en un 83%.

3. Reducción de la pobreza

Los caficultores dependen en gran medida del precio del café crudo en el mercado mundial, pero sus constantes fluctuaciones pueden dificultar la inversión en la cosecha del próximo año. En el pasado, las fuertes caídas del precio del café han sacado a muchos pequeños productores del negocio.

Los caficultores se verán menos afectados por la fluctuación del precio si los ayudamos a mejorar la eficiencia, reducir los costos y mejorar la calidad de sus cultivos.

Por ejemplo, en Filipinas, Nestcafé tiene programas continuos de conservación del suelo y del agua en fincas cafeteras en toda la región, los cuales han demostrado ser especialmente beneficiosos durante los meses secos del año.

El programa se centra en alentar a los productores de café a cultivar la planta Jatropha Curcas, conocida localmente como "tuba-tuba" como un cultivo secundario. Como una fuente de glicerina y biodiesel, la Jatropha Curcas puede proporcionar ingresos adicionales y a su vez prevenir la erosión del suelo.

 

Ofrecer planes de micro financiamiento a los caficultores también les ayuda a planificar el futuro. Esto significa no tener que esperar por un “buen” año para invertir en el futuro.

Proyectos para mejorar la educación, la salud pública y el suministro de agua en regiones caficultoras también ayudan a reducir la pobreza.

4. El medio ambiente

En las últimas décadas, la preocupación por los efectos de la producción de café en el ambiente y la economía de países en vías en desarrollo han impulsado el crecimiento del café sostenible.

La sostenibilidad, entendida como la capacidad de un entorno o de un sistema para conservarse diverso y productivo por un largo periodo, depende de muchos factores.

Nescafé promueve la agricultura sostenible mediante la capacitación de caficultores en temas como la preservación del agua, y cómo limpiar y reciclar el agua utilizada en el proceso de la molienda.

La Alianza Rainforest “Rainforest Alliance” es una organización benéfica que trabaja en la conservación de la biodiversidad y el aseguramiento de medios de vida sostenibles. La Red de Agricultura Sostenible es un grupo de organizaciones benéficas que promueven el desarrollo rural y la biodiversidad.

Bajo la iniciativa Nescafé Plan, agricultores especializados de ambos grupos han estado trabajando con Nescafé para combinar los métodos científicos modernos con la sabiduría tradicional de los agricultores. Esto ayuda a los agricultores a conservar los recursos naturales, proteger los ecosistemas y mejorar la calidad y la diversidad.

 

Por esto se desarrolló el Nescafé Plan: un compromiso de inversión por más de 260 millones de francos suizos para apoyar proyectos cafeteros de sostenibilidad del cultivo del café a largo plazo en todo el mundo, entre el 2010 y el 2020.

5. Cosechas futuras

Cuando los cafetos envejecen, el número de granos producidos disminuye y son vulnerables a enfermedades.

En Colombia, por ejemplo, la enfermedad llamada roya ha afectado fincas cafeteras en los últimos años, impactando severamente la calidad y productividad de los cafetos.

Es por eso que Nescafé se encuentra trabajando con la Federación Colombiana de Caficultores para mejorar las poblaciones de cafetos.

Nestlé ha entregado a caficultores colombianos
28 millones de nuevos árboles de café resistentes a la roya.
Nestlé ha entregado a los caficultores colombianos 28 millones de nuevos cafetos de alto rendimiento resistentes a la roya. Estos cafetos son totalmente gratuitos y no les obligan a vender su producción a Nescafé.

 

Estas plantas, que crecen a partir de semillas conservadas en viveros locales, son más productivas, incrementando así el ingreso de los caficultores y su seguridad futura, a la vez que ayudan a garantizar cosechas de alta calidad. En total, más de 4.400 hectáreas de cultivos cafeteros han sido renovadas con plantas resistentes a la roya.

 

Hay mucho que encanta del café, y muchas cosas buenas que la producción de café puede traer. Por todas estas razones, mientras disfruta de su taza de café en las mañanas, de seguro usted no es la única persona que se beneficia de ella.