Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Reading Time:
3
Minute(S)

El profesor Tetanye Ekoe conoce muy bien los efectos de la deficiencia de hierro; los ve todos los días. Éste médico de África Occidental conoce el terrible impacto que este tipo de anemia puede tener en mujeres y niños, especialmente.

"La deficiencia de hierro durante el embarazo puede tener efectos devastadores en la madre y el niño", dice el Profesor Emérito de Pediatría. "La reducción de la maduración cerebral en bebés y la depresión materna son solo dos de las condiciones asociadas con ella."

El trabajo del profesor Ekoe en Camerún ha demostrado que este problema pueda ser transmitido a través de las generaciones.

"Si no se trata la deficiencia de hierro en las mujeres embarazadas, ésta será transmitida al bebé. Si no es tratada durante la infancia, puede continuar durante la niñez y la adolescencia."

El tamaño del problema es impactante: mil millones de personas sufren de anemia debido a la deficiencia de hierro, convirtiéndose en el desorden nutricional más común en el mundo. La anemia contribuye a la muerte de 50.000 mujeres durante el parto cada año (pdf, 45Kb). También perjudica el desarrollo físico y mental de millones de niños.

 

Pero hay buenas noticias. Sin duda, es un problema muy grande pero el trabajo del profesor Ekoe muestra que algunas de las soluciones más eficientes en la batalla contra la anemia pueden ser muy pequeñas.

Un elemento esencial

El cuerpo humano necesita hierro para la fabricación de hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno en nuestra sangre. La falta de hierro disminuye la función cerebral; el movimiento físico y puede debilitar el sistema inmunológico. Los casos graves causan daño a los órganos e incluso la muerte.

 

Esta condición puede tener efectos devastadores amplios, como la reducción del rendimiento escolar y baja productividad; afectando el desarrollo potencial de las familias, aldeas y regiones enteras.

Tal vez más impactante que la escala del problema, es el hecho de que está sucediendo. Sabemos qué causa la anemia por deficiencia de hierro, sabemos cómo prevenirla y sabemos cómo curarla.

Abordando el problema

Los programas de fortificación de alimentos básicos han tenido mucho éxito en la reducción de la deficiencia de nutrientes. Estos programas han adicionado vitamina A al aceite de cocina o azúcar y ácido fólico al pan.

Esto a llevado a Nestlé a buscar nuevas formas de suministro de fortificación de hierro en países en vía de desarrollo. Ésta idea es brillantemente simple.

Las buenas cosas vienen en tamaños pequeños

EL cubo de caldo Maggi se vende en grandes cantidades en África Central y Occidental. Solo en Nigeria las personas compran más de 80 millones de cubos cada día. Esta región tiene un problema considerable de deficiencia de hierro.

En el 2009, Nestlé visualizó una oportunidad, según Petra Klassen-Wigger, Consultor Científico del departamento de Salud, Nutrición y Bienestar de Nestlé "Los cubos de caldo y tabletas Maggy fueron ampliamente consumidos en la región, por esta razón son un vehículo ideal para la fortificación de hierro”.

 

Sin embargo, no es fácil materializar una idea simple. Los científicos tenían que encontrar una manera de adicionar el hierro a los cubos sin alterar su sabor o color. También, necesitaba ser absorbido fácilmente por el cuerpo, y principalmente, no incrementar su valor. Los científicos de Nestlé, invirtieron dos años investigando diferentes formas de hierro para encontrar la correcta.

"Al hacer pequeñas alteraciones a otros ingredientes, fuimos capaz de adicionar el hierro a los cubos sin incrementar su precio," Klassen-Wigger, explica.

Los cubos fortificados de caldo Maggi han sido vendidos a lo largo y ancho de África Central y Occidental desde el 2012. Saben igual, tienen el mismo sabor. Pero millones de personas ahora consumen más hierro, sin necesidad de cambiar sus hábitos.

Control de enfermedades

Claro está, la fortificación de alimentos no es la única respuesta para atacar la deficiencia de hierro.

El control de otras enfermedades que empeoran la anemia también es importante. La Malaria, el VIH/SIDA y otras infecciones contribuyen con altas tasas de anemia en algunas áreas.

 

La Organización Mundial de la Salud también quiere abordar otras deficiencias nutricionales como las de B12, ácido fólico y Vitamina A, para ayudar a solucionar el problema.

Mejora en la productividad

Junto con el yodo, la vitamina A y el zinc, el hierro es uno de los "cuatro grandes" micronutrientes. Son esenciales para el crecimiento y desarrollo, sin embargo, dos mil millones de personas en el mundo no los obtienen en cantidades suficientes.

Idealmente, todos deberían tener acceso a una variedad de alimentos nutritivos. Estos alimentos proporcionarían las cantidades correctas de vitaminas y minerales. Pero en muchos países, especialmente para los más pobres, esto no siempre es posible.

Los pequeños cambios en la producción de alimentos pueden tener un impacto significativo. En el caso de la deficiencia de hierro, el tratamiento puede restaurar la salud y elevar los niveles de productividad de la comunidad hasta en un 20%.

Esto se traduce en mejores resultados de los niños en la escuela, familias más saludables y comunidades capaces de maximizar su potencial.

Se espera mucho de un humilde cubo Maggi. Pero en África, este pequeño cubo ya está ayudando a lograr grandes cosas.